sábado, 5 de enero de 2019

MI TÍA BEA


A mi tía Bea le gusta cantar en la ducha. Conecta el altavoz a la música del móvil y pone canciones de Operación Triunfo. Ella canta muy dulce porque tiene voz de gatito.

El otro día, estando en la ducha, la llamaron por teléfono, pero no lo cogió porque quería seguir cantando. Luego alguien muy pesado llamó otra vez y mi tía pensó que era mi madre porque ella es muy pesada y a veces le manda que me recoja del cole, aunque a mí me gusta que me recoja mi tía Bea porque me lleva la mochila y me deja que haga volteretas.
Cuando ya se había puesto la mascarilla en el pelo llamaron otra vez. Salió de la ducha con los pegotes de mascarilla y como ya habían colgado vio que no era la pesada de mi madre y decidió llamar ella. Le contestó un señor extranjero que no hablaba muy bien español y le dijo que quería hacerle un regalo y que "nesesitaba" su dirección. Como mi tía está siempre muy enfadada porque le llaman mucho los de Orange y Movistar y a veces la despiertan de la siesta, le dijo al señor que no quería ningún regalo, que ya no era pequeña ni se chupaba el dedo. Entonces colgó y quiso poner una queja llamando a los otros números, pero le saltó el contestador diciendo que eran Melchor y Gaspar. Y luego mi tía se dio cuenta, mientras se enjuagaba el pelo, ¡que el señor con el que habló se llamaba Baltasar y que ella no había querido darle su dirección! Así que salió corriendo de la ducha, pero, como estaba todo mojado, se resbaló y se hizo una brecha en la cabeza. Llamó, con la sangre chorreando y todo, a emergencias y hasta que llegaron estuvo llamando a los Reyes Magos, pero ya no contestaba ninguno y decía una voz que esos números ya no existían.

Los médicos le quitaron el teléfono y le dijeron que no le habían llamado los Reyes Magos, que ella creía que sí por el golpe que se dio en la cabeza, pero que no era verdad.

Aun así mi tía no se cree lo que dijeron los médicos porque en su móvil aparecen las tres llamadas perdidas. Y dice que lo peor es que para este año les había pedido salud, y yo le digo que, el año que viene, mejor les pida un manos libres para la ducha y así cuando la vuelvan a llamar podrá contestar sin hacerse una brecha.

1 comentario:

  1. Ja, ja, ja... ¡Qué bueno, Alma! Mal año parece presentársele a la pobre Bea. A veces, entre tanta llamada chorra, nos dejamos justamente la importante. Muy divertido. ¡Saludos!

    ResponderEliminar